EY posiciona al director de datos como dinamizador clave del crecimiento empresarial

EY ha posicionado al Chief Data Officer (CDO), director de datos, como pieza clave en la transformación digital y en el crecimiento de las organizaciones, con un 46,53% y un 22,77% de los casos, respectivamente, como los principales motivadores. Es la principal conclusión del informe de EY: El Chief Data Officer, fruto de la colaboración con el Club Chief Data Officers Spain & Latam, presentado ayer en la sede de la firma en Madrid.

Imagen: Pedro Agudo, socio principal de Data & AI de EY Consulting.

La encuesta realizada a más de cien directores de datos de España y Latinoamérica revela que, además de los principales impulsores, un 17,82% de los participantes considera que la principal razón para introducir el cargo de CDO es la mejora de la eficiencia operativa. Este motivo prevalece sobre otros como la presión regulatoria y la mitigación de riesgos, que fueron señalados por menos del 10% de los encuestados, con un 5,94% y un 3,96%, respectivamente.

Dinamizador clave del crecimiento empresarial

“El propósito de nuestra investigación es profundizar en el rol del Chief Data Officer para maximizar su contribución a las empresas,” afirma Pedro Agudo, socio principal de Data & AI de EY Consulting. Además, añade: “El CDO se está convirtiendo en un pilar fundamental no solo para el futuro del entorno corporativo sino también para la sociedad en su conjunto. En una era dominada por el big data, la analítica avanzada y la inteligencia artificial, la figura del CDO emerge como el líder indiscutible en la navegación estratégica hacia una gestión y aprovechamiento óptimo de los datos.”

En palabras de Rafael Fernández Campos, presidente del Club CDO Spain & LATAM: “Queremos que este estudio se convierta en una herramienta valiosa a disposición de los miembros del Club. El conocimiento que recogemos aquí puede aplicarse a diferentes niveles -corporativo, rol y persona- y está diseñada para ayudar a los CDO a evolucionar su cometido, sus funciones y sus competencias”.

Los equipos de datos crecen un 88%

Siguiendo la tendencia de crecimiento en la creación de puestos de CDO, los equipos de datos también han visto una expansión significativa en los últimos dos años. Un impresionante 88% de estos equipos ha crecido, y un tercio ha visto su tamaño duplicarse, resultando en un incremento medio del 58%, superando el crecimiento en otras áreas de tecnología y negocio. Las proyecciones futuras mantienen un tono positivo, con un 84% de los CDO esperando aumentar sus equipos, y un tercio estimando un crecimiento de al menos el 50%. Además, es notable que, en las grandes empresas, con plantillas superiores a los 5.000 trabajadores, el 70% opta por contratar servicios externos de forma temporal para reforzar sus áreas de datos.

Asimismo, es esencial que los CDO midan la eficacia de los proyectos en términos de eficiencia, ingresos y toma de decisiones para justificar inversiones y demostrar su valor. Como dice Pedro Agudo: “Deben colaborar con stakeholders como socios, no como clientes, para fortalecer su rol. A pesar de los retos actuales, con liderazgo, inversión en su equipo y una visión a largo plazo, el CDO puede asegurar su posición clave en la organización, donde la paciencia y la resiliencia son vitales para el éxito”.

Enfoque tridimensional

Por último, el estudio proyecta un futuro lleno de oportunidades para el CDO en tres dimensiones: organizacional, donde resalta aspectos de interés para el sector privado, público y académico; funcional, apuntando a la profesionalización del rol; y personal, centrado en el crecimiento del profesional de datos. Este enfoque tridimensional busca potenciar tanto el desarrollo organizativo como el individual dentro del ecosistema de la gestión de datos.

En palabras de Moisés Dueñas Muñoz, director en Data & AI de EY Consulting: “Estamos asistiendo a la profesionalización e industrialización del rol del CDO. Por un lado, empezamos a ver por fin estructuras canónicas, ámbitos de responsabilidad y formativos comunes. Y por otro, cada vez son más las organizaciones que comienzan a apostar por él, algo que sin duda con este hype que lleva generando la IA y la Gen AI en los últimos meses, sumado a su reciente regulación, todo apunta a que la tendencia seguirá al alza en los próximos meses.

¿Cómo son los CDOs?

El perfil típico del CDO cuenta con 19 años de experiencia y una edad promedio de 43 años, con una formación predominante en ingeniería informática o telecomunicaciones y un MBA en más del 78% de los casos. La mayoría son hombres (81,2%) en España y Latinoamérica. Sus responsabilidades se enfocan en estrategia y gobernanza de datos (96,1%), mientras que la analítica avanzada y la IA son campos en expansión (88,6% y 85,5%, respectivamente). Las funciones tradicionales como reporting y BI (96,1%) se están integrando en la gestión de datos y la arquitectura de datos emerge como el pilar más firme, indicando un posible objetivo futuro en el desarrollo de plataformas de datos avanzadas.

Asimismo, el informe también distingue cuatro estilos de liderazgo del CDO: Analítico, Visionario, Estratega y Tecnólogo, cada uno con su propia metodología en la toma de decisiones y gestión de datos.

En términos de estructura organizativa, los resultados muestran que los CDO que reportan al CEO son 2.5 veces más efectivos en impulsar una cultura data-driven y en adoptar la IA, siendo los únicos que logran avances significativos en la gobernanza de datos y en la medición de su retorno. Estos CDO también son un 50% más exitosos en formular políticas de ética de datos. Por otro lado, aquellos CDO que reportan al CIO se destacan por duplicar el éxito en la modernización de infraestructuras de datos, lo que resalta la importancia de la sinergia con el CIO para lograr objetivos tecnológicos.

¿A qué retos se enfrentan?

Los CDOs priorizan la promoción de una cultura orientada a los datos, con un 74% considerándolo su principal desafío. Esto incluye mejorar la comprensión de los datos en todos los niveles de la organización. Además, gestionar la gobernanza de datos (68%) y la medición del retorno de estos (62%) son otras preocupaciones que apuntan a lo mismo. En cuanto a retener el talento con habilidades técnicas y estratégicas se vuelve algo crítico, evidenciado por el 70% de los CDOs que han sido abordados por cazatalentos recientemente. Liderar la implementación de la IA es otro reto significativo, que implica superar barreras de infraestructura y regulación.

Impacto y futuro: la IA como principal desafío

El informe revela que el rol del CDO, aunque nuevo, ya es impactante: el 20% ha modernizado plataformas de datos, un 9% afirma haber implantado una cultura del dato en su empresa y otro 9% explica que ya genera demanda de casos de uso. En cuanto a los logros obtenidos, los entrevistados resaltan: ganar credibilidad del dato en la alta dirección y áreas de negocio, crear comités de datos con el fin de aportar valor en toda la compañía y establecer arquitecturas sólidas para IA y analítica.

Con el impulso de la IA y la Gen AI, los CEOs buscan integrar estas tecnologías en sus empresas, aunque las oportunidades reales aún son limitadas. Además, la regulación emergente de la IA presenta desafíos normativos similares a los ya conocidos por el CDO. Este debe evaluar su rol en la adopción de la IA, aprovechando su experiencia en modelos operativos y la ética de datos. Para el CDO, liderar en IA puede significar un aumento de impacto y visibilidad, especialmente con el Cloud como aliado tecnológico.

La madurez por sectores

Los sectores de Banca y Seguros lideran en la gestión de datos y activación de negocio, indicando una inversión efectiva en prácticas de gestión de datos y en la extracción de valor a través de la analítica. Transporte, Hospitality y Energía también muestran un progreso positivo, manteniendo un equilibrio adecuado entre la gestión y la capitalización de los datos, aunque no al nivel de Banca y Seguros. Por su parte, la Administración Pública está en las etapas iniciales de madurez de datos, habiendo empezado a gestionarlos, pero aún con un largo camino por delante para aprovechar plenamente el valor del ecosistema de datos.

julia.gil

SHARE